Valores editoriales de las televisiones españolas

febrero 10, 2010 at 6:02 pm (Devenir del periodismo) (, , , , , , , )

La BBC se sitúa como modelo de estilo a imitar, aunque los nuevos tiempos, regidos por aires sensacionalistas, parecen empujar hacia otros senderos. Las diversas cadenas de televisión españolas se acercan más o menos al modelo de la TV británica:

Antena 3, ejemplo de indefinición
Las audiencias sitúan a Antena 3 en una posición intermedia dentro del panorama televisivo, en sintonía con unos contenidos poco arriesgados e indefinidos. La apuesta de la cadena se podría calificar de seriedad poco rígida; programas sensacionalistas (“El diario de…”, DEC, intentos de realitys que han naufragado) de dudosa consideración con la intimidad de las personas contrastan con una carga informativa importante en relación a otras cadenas privadas.
La parrilla televisiva de Antena 3 se nutre de numerosos programas propios que utilizan la investigación (Reportajes de “A fondo”, Espejo Público), como mecanismo de aproximación a la verdad (aunque se abuse de cámaras ocultas y técnicas que rozan la ilegalidad). En lo referente a actualidad, Matías Prats comanda unos informativos en los que destaca la participación popular (Ponle freno) a través de encuestas en las que se hace evidente el sesgo ideológico de la cadena que la aleja de la imparcialidad.
Antena 3 debe decidirse por perseguir a RTVE en su apuesta informativa o competir con Tele 5 por ser la reina del sensacionalismo. La indefinición le aleja del modelo de la BBC y le condena a ser la eterna segundona.

Cuatro; distinción, riesgo y ¿decepción?
El riesgo y la valentía de Cuatro no se traducen en audiencias satisfactorias. Emergió como proyecto prometedor (avalado por el éxito de PRISA y cadena SER), con miras muy ambiciosas dirigidas a revolucionar el mercado audiovisual.
Nació como una apuesta seria pero diferente; el prestigio de Iñaki Gabilondo aseguraba rigor pero programas como “Callejeros“, en los que priman los aspectos sociales, actuaban de contrapunto. El paso del tiempo ha confirmado el fracaso informativo de la cadena, que se refugia en un profundo tratamiento de la actualidad deportiva frente a los preocupantes datos de audiencia.
Cuatro buscó la distinción; concursos propios (Password), intentona sensacionalista (Fama) y series de importación americana (House)… pero a veces el excesivo riesgo (unido al enfoque imparcial de la información política), implica fracaso, o cuanto menos decepción. Los espectadores prefieren oír la SER, que más que un aliado es un rival.

 Canal 9, colchón del Gobierno de la Generalitat

De la independencia germina la precisión, la diversidad de opiniones, el interés público… Los valores editoriales de la BBC se articulan en torno a dos axiomas periodísticos: veracidad e imparcialidad. La financiación pública de Canal 9 no debería aniquilar la independencia informativa. Al revés, los medios de comunicación públicos se comprometen a proporcionar a la sociedad las claves de la realidad, como propone la BBC, con honestidad y sinceridad. Los informativos de la cadena valenciana, sin embargo, demostraron su sumisión al Gobierno de la Generalitat aderezando con ketchup el caso Gürtel. Un foro integral para el debate público es impensable en estas condiciones.

Existe, en los medios autonómicos o locales, una licencia tácita que permite un trato deferente para los equipos de casa, aunque la subjetividad nunca rebasará un enfoque meramente interpretativo. No obstante, con el Valencia CF la cadena viola todas las normas de exactitud y precisión.

TV3, un modelo áspero

La cadena catalana vence en la comparativa con canal 9 pero desliza carencias informativas que le convierten en un modelo bastante áspero. Se trata de una apuesta muy personalista y con mucha tradición; contenidos infantiles se mezclan con series de importación asiática en los que la violencia y el humor adulto abunda, siemrpe en la franja horaria incorrecta. La visión catalianista de TV3 unida a un claro enfoque ideológico la alejan de la BBC, aunque la personalidad de la cadena merece mención.

Telecinco, la voz de la irrelevancia
Servir al interés del público, según el libro de estilo de la BBC, exige contenidos relevantes y un análisis coherente de la realidad. Independencia no significa ignorancia o glaucoma. Telecinco se ha afirmado en el mercado como el adalid de la nimiedad y las intimidades intrascendentes. Programas como Sálvame o La Noria rosean la cadena privada de mayor audiencia. Los informativos dirigidos por el veterano no contrapesan: en media hora Pedro Piqueras comprueba los reflejos del público lanzando un par de balbuceos políticos y, sobre todo, sucesos.

Para la BBC el respeto a los menores conlleva una adecuación de los horarios. El programa Mujeres, Hombres y Viceversa , en horario infantil, hiere la sensibilidad del espectador, desliza un concepto degradante de la mujer, una visión del individuo reducida al torso, un lenguaje obsceno… Telecinco olvida también proteger a los más vulnerables.

La Sexta y la risa selectiva
Desde su nacimiento la cadena de Emilio Aragón ha persistido en un tono desenfadado en el tratamiento de los contenidos. El deporte y el humor mantienen viva a la cadena, aunque con una audiencia reducida. Sin embargo, programas como Se lo que hicistéis… o El Intermedio han reivindicado mediante la crítica a la competencia el respeto a la intimidad y la dignidad de las personas (aunque dar cobertura a las violaciones ajenas contribuye a difundirlas), así como los juicios degradantes y racistas emitidos desde COPE o Intereconomía.

El libro de estilo de la BBC niega cualquier posicionamiento en asuntos controvertidos de la política o la economía. Los informativos de la cadena de Mediapro mantienen el tono mordaz del resto de ofertas y caen, en ocasiones, en un tratamiento espurio de la actualidad. Al contrario que BBC, La Sexta sigue una línea ideológica clara: el espíritu crítico con que persiguen a la competencia y a los personajes públicos de orientación conservadora se achica al tratar asuntos polémicos para el Ejecutivo actual.

TVE, el ejemplo
El jurado de los TV News Awards premiaron al Telediario 2 de TVE en base a 13 criterios: diversidad de temas y fuentes, variedad de corresponsalías internacionales, un tratamiento limpio y exento de sensacionalismo, la diversidad en cuestiones locales, presencia de salud y medio ambiente… La uno comprende su statu de televisión pública y elabora unos contenidos para todos y sin sesgos, asume, además, su función formadora de la opinión pública. La supresión de la publicidad eliminó la dependencia de las audiencias. TVE es libre para apostar por unos contenidos de calidad.

1. Totalmente desacuerdo; 2. Desacuerdo; 3. De acuerdo; 4. Totalmente de acuerdo



Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: